Reto de Lídia Castro Navàs para junio 2022 | Recompensa divina

   El reto de Lídia Castro Navàs (https://lidiacastronavas.wordpress.com/escribir-jugando/) se basa en una propuesta mensual recogida en su sección Escribir Jugando. Se trata de que los participantes escriban un microrrelato con un máximo de 100 palabras (sin contar el título) siguiendo las condiciones marcadas para el desafío de ese mes. Estas son dos, como requeridas, y una tercera susceptible de ser añadida a las anteriores si los duelistas narrativos se atreven a incluirla en su relato.

   Para este mes de junio, en el que he participado con Recompensa divina, se ha escogido un mineral para indicarnos una de las dos palabras que deben formar parte de la historia, y el contenido de una de las cartas del juego The Good Tarot nos ha marcado la segunda, determinándose así las dos condiciones requeridas. En cuanto a la condición adicional, la tercera palabra a tener en cuenta, Lidia ha decidido que en la narración debe aparecer algo relacionado con una flor de su elección.   

   Así, el mineral elegido ha sido la malaquita, una gema semipreciosa; y la carta muestra la imagen de un imponente ciervo sobre un peñasco que, a modo de pedestal, le es ofrecido por la naturaleza para realzar aún más el aura carismática que lo envuelve; es un héroe, es un líder, y recorre con su manada todas las tierras que su vista alcanza desde su improvisado trono. Finalmente, la Abundancia, esa flor relacionada con la confianza en la Providencia Divina y que nos da bienestar, ha sido la escogida para esta ocasión.

   ¿Puede el azar, la Providencia o algún ente que desconozcamos devolvernos lo que comúnmente se conoce como alegría de vivir? Quiero creer que sí, aunque sea a muy pequeña escala pero suficiente para ayudarnos con el día a día.   

                                        Recompensa divina

   Había esperado una ocasión así. Su ballesta apuntaba a un hermoso ciervo. No erraría.

   Su señor le había ordenado salir de caza. Deseaba dar un festín. Pero no había tenido suerte.

   Ahora, en una zona desconocida, donde abundaban unas bellas flores blancas con salpicaduras moradas, sentía como estas le devolvían el ánimo.

   Miró la pulsera de malaquita de su esposa fallecida; siempre iba consigo. Tristemente, había perdido su brillo.

   Observó detenidamente al animal. Era precioso, singular, único… ¿Por qué matarlo?

   Retiró su ballesta y dejo que se fuera. «Que coman gachas», se dijo.

   E, inexplicablemente, la pulsera volvió a brillar.

8 comentarios sobre “Reto de Lídia Castro Navàs para junio 2022 | Recompensa divina

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s