Reto de Lídia Castro Navàs para abril 2022 | En otro lugar

   El reto de Lídia Castro Navàs (https://lidiacastronavas.wordpress.com/escribir-jugando/) se basa en una propuesta mensual recogida en su sección Escribir Jugando. Se trata de que los participantes escriban un microrrelato con un máximo de 100 palabras (sin contar el título) siguiendo las condiciones marcadas para el desafío de ese mes. Estas son dos, como requeridas, y una tercera susceptible de ser añadida a las anteriores si los duelistas narrativos se atreven a incluirla en su relato.

   Para este mes de abril, en el que he participado con En otro lugar, se ha escogido un mineral para indicarnos una de las dos palabras que deben formar parte de la historia y el contenido de una de las cartas del juego The Good Tarot nos ha marcado la segunda, determinándose así las dos condiciones requeridas. En cuanto a la condición adicional, la tercera palabra a tener en cuenta, Lídia ha decidido que en la narración debe aparecer algo relacionado con una flor de su elección.   

   Así, el mineral elegido ha sido el lapislázuli, una gema semipreciosa; y la carta muestra la imagen de un unicornio blanco ensillado con ornamentos de color rojo y sus dos patas traseras apoyadas sobre un peñasco, como si esperara a que alguien lo montara para emprender el vuelo envuelto en la magia feérica desprendida por los pequeños seres alados que se mueven a su alrededor rasgando la oscuridad de una noche de ensueño… Finalmente, el Alhelí, esa flor indicada para combatir la incertidumbre frente al camino a seguir, y para restablecer la alegría y las ganas de vivir, ha sido la escogida para esta ocasión.

   ¿Puede encontrarse la personificación del amor? Quiero creer que sí. El protagonista del relato se beneficia de los efectos que produce la flor que da nombre a su amada pero por ella misma. Mientras lo escribía, los versos de Alberti plasmados en el prólogo de su obra El alba del Alhelí me han proporcionado ese juego de palabras que he utilizado. De justicia es rendirle este modesto homenaje a tan insigne poeta.

Todo lo que por ti vi

–la estrella sobre el aprisco,

el carro estival del heno

y el alba del alhelí-,

si me miras, para ti.

                                        En otro lugar

   Enamorado del amor en sí, nunca tuvo suficiente.

   Algunas le sedujeron logrando adueñarse de su corazón, pero no penetrar en su alma rebosante de hastío… Entonces llegó Alhelí.

   Una noche sobre el sofá intercambiando confidencias, sin más, le reveló que era distinta a las otras… incluso pensó que de otro mundo.

   Amaneció. Despertó y Alhelí no estaba. Sobre el tapizado encontró un pequeño lapislázuli y una nota:

   “Si me miras, para ti.”

   Serenándose, pensó y resolvió mirar la gema, fija e intensamente…

   La magia feérica se desató; el unicornio blanco y las sílfides recién aparecidos le escoltaron hasta ella.

  

8 comentarios sobre “Reto de Lídia Castro Navàs para abril 2022 | En otro lugar

    1. Muchísimas gracias, Nuria.
      El amor es como un mundo interminable. Por mucho que lo exploremos, siempre nos sorprende con tierras nuevas y desconocidas que, de una u otra forma, nos aportan vivencias entrañables. Solo hay que descubrirlas, aunque reconozco que muchas veces no es fácil.
      Un abrazo.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s